Corte de Apelaciones Estatal rechaza el “impuesto de pobres” de la RGB

Una corte de apelaciones estatal ha confirmado la anulación de los aumentos mínimos que la Junta de Regulación de Rentas (Rent Guidelines Board, RGB) municipal impuso en los inquilinos de muchos años en 2008 y 2009.

El 22 de junio, la División de Apelaciones, Primer Departamento, ratificó de manera unánime el fallo que la juez Emily Jane Goodman hizo en enero, cuando dijo que los aumentos eran ilegales. La RGB había establecido aumentos mínimos de hasta $85 al mes para inquilinos que habían vivido en sus apartamentos por al menos seis años y pagaban menos de $1,000 al mes.

En una breve decisión, la corte dijo que la ley de alquileres estabilizados da al Concejo Municipal el poder de establecer los aumentos de alquileres máximos en la Ciudad de Nueva York y que el Concejo delega los detalles a la RGB. Sin embargo, la corte sostuvo que “la Junta de Regulación de Rentas necesariamente está subordinada al Concejo Municipal, al cual el Estado confiere el poder exclusivo de promulgar las regulaciones de alquileres locales”. El Concejo tiene el poder de permitir un tratamiento distinto para diferentes categorías de alojamiento de alquiler, añadió, pero no lo ha hecho.

La corte dijo que por eso, la RGB no puede “llenar el vacío, sin la autoridad legal expresa o delegación por parte del Concejo Municipal. Al imponer ajustes de alquileres de cantidades de dólares mínimas, basados en la larga duración de la tenencia y la cantidad del alquiler, la Junta de Regulación de Rentas no solamente excedió su autoridad para establecer tasas máximas de alquileres, sino también creó una nueva clase de alojamiento de alquiler, una determinación de política exclusivamente reservada al Concejo Municipal”.

La corte también citó la decisión de julio de 2008 en un caso en Long Island, NYC Tenants & Neighbors v. Nassau Co. RGB, en el cual la División de Apelaciones, Segundo Departamento, falló que una diferenciación similar entre clases de inquilinos excedió la autoridad de la junta de rentas de Nassau.

La demanda, Casado v. Markus, fue entablada por la Sociedad de Ayuda Legal (Legal Aid Society) y los Servicios Legales del Sur de Brooklyn (South Brooklyn Legal Services) en contra da la RGB y su antiguo presidente Marvin Markus, de parte de la clase de inquilinos afectados por los aumentos mínimos. Ellos incluyeron a Mercedes Casado, quien enfrentó un aumento de un 11.5 por ciento en su alquiler de $739.31.

El gobierno de Bloomberg y dos grupos de caseros, la Asociación de Estabilización de Alquileres (Rent Stabilization Association) y el Programa de Mejoramiento de Vivienda Comunitaria (Community Housing Improvement Program), respaldaron los aumentos. El Concejo Municipal presentó un escrito “amigo del tribunal” en su contra.