El plan de ética del gobernador: no basta con dos de tres

En los últimos tres años, fiscales federales en los Distritos del Sur y Este de Nueva York (que abarcan la Ciudad de Nueva York, Long Island y el sur del valle del Hudson) han acusado y condenado a docenas de legisladores por corrupción. Las recientes condenas del antiguo Vocero de la Asamblea Sheldon Silver y el antiguo Líder de la Mayoría del Senado Dean Skelos subrayan la necesidad de tomar medidas inmediatas para lidiar con la crisis de corrupción en Albany. 

En el primer día de la sesión legislativa estatal de 2016, Causa Común/NY (Common Cause/NY), junto con el Grupo de Investi-gación por Interés Público de Nueva York (New York Public Interest Research Group) y Unión de Ciudadanos (Citizens Union), hizo un llamado a todos los 213 miembros de la Legislatura y el Gobernador Andrew Cuomo a que firmaran un “Compromiso de Consciencia Limpia” (Clean Conscience Pledge) para enfrentarse a la ola de delincuencia política en Albany. El compromiso incluye tres reformas:

1. Cerrar las lagunas legales de las compañías de responsabilidad limitada (LLC), que permiten que las LLC evadan las restricciones normales de contribuciones de campaña por parte de negocios

2. Prohibir o limitar ingresos recibidos por funcionarios elegidos desde fuentes fuera de la legislatura

3. Transparencia en fondos discrecionales, el dinero que legisladores individuales se apropian para sus distritos

El compromiso se dirige directamente a los defectos en las leyes estatales actuales, revelados por los testimonios y las evidencias introducidos en los juicios de Silver y Skelos.

Una semana después, en su discurso sobre el Estado del Estado el 13 de enero, el Gobernador Cuomo propuso varias medidas de reforma. Su legislación de ética propuesta  se dirige a los puntos de la laguna legal LLC y los ingresos externos del Compromiso de Consciencia Limpia, pero todavía no incluye más transparencia para los fondos discrecionales manejados por funcionarios elegidos. 

El compromiso es un paquete total destinado a enfrentar las cuestiones en el centro de los juicios de Silver y Skelos, en los que dos jurados rechazaron el estatus quo de Albany no sólo como poco ético, sino como criminal. Actualmente está apoyado por 21 legisladores, incluidos demócratas, republicanos y la Conferencia Demócrata Independiente (Independent Demo-cratic Conference) en el Senado. Usted puede seguir de cerca los que firmen en ethicspledgeny.org. El gobernador no ha apoyado el compromiso todavía.

Nosotros en Causa Común/NY creemos que la demanda popular para reformas significativas ha alcanzado un máximo histórico y ya no puede ser pasado por alto por nuestros líderes elegidos.   

 

La ética

El gobernador correctamente invocó el modelo usado por el Congreso para proponer limitar los ingresos externos a un 15 por ciento del pago básico de los legisladores, $79,500. Sin embargo, su propuesta prohibición de “derechos de autor por la venta de un libro” y “pagos por adelantado” solamente incluiría al ramo legislativo. Esto debe ser enmendado para incluir a todos los funcionarios elegidos por todo el estado. En cambio, la propuesta para cerrar la laguna legal LLC abordó ampliamente la manera en que los partidos, candidatos y donantes evaden el límite corporativo en contribuciones de campaña.

El plan de Cuomo recomienda permitir que el público “tenga acceso a más información sobre dónde y cómo el dinero fluye del estado a ciudadanos privados”. Para hacerlo, él propone que las oficinas del fiscal e interventor estatales, además de la Oficina de Servicios Generales, realicen un plan para permitir que el púb-lico pueda rastrear mejor los contratos estatales. Sin embargo, se pueden y se deben dar pasos adicionales en torno a la distribución de subvenciones por parte de funcionarios elegidos, por medio de apropiaciones de pagos únicos y otros fondos discrecionales.

Cuomo también propuso otras dos medidas de reforma importantes: un sistema voluntario de elecciones financiadas públicamente y la confiscación de las pensiones de funcionarios públicos condenados por corrupción.

 

Supervisión

El plan del gobernador exten-dería las disposiciones de las leyes de Libertad de Información y de Reuniones Abiertas a la Comisión Conjunta sobre la Ética (Joint Commission on Public Ethics, JCOPE); autorizar a la comisión buscar documentos en apoyo de la información en declaraciones de situaciones financieras; aumentar la autoridad de ejecución en contra de legisladores que no cumplieran con las auditorías de JCOPE; y dar a los fiscales la supervisión de los que presenten información engañosa. La pro-puesta de ley también obligaría a los legisladores poner las cantidades exactas de sus ingresos externos (en vez de una gama) en los formularios de transpa-rencia, e imponer penalizaciones financieras para todas las infracciones de la ética que regula la ley de Funcionarios Públicos.

Mientras todo esto es un buen comienzo, deben existir reformas estructurales en la JCOPE también. Por ejemplo, la junta de la comisión debe tener menos miembros nombrados (y un número non, para prevenir votaciones empatadas); permitir que el Interventor y el Fiscal estatales nombren a miembros; eliminar el “veto” legislativo sobre investigaciones por parte de una minoría de tres miembros; y prohibir que funcionarios elegidos formen parte de la junta de JCOPE, ya que ésta regula la industria de grupos de presión, una tremenda fuente de contribuciones de campaña. Además, el director ejecutivo y otro personal no deben ser contratados directamente desde el ramo ejecutivo o legislativo. La ley debe requerir un período de “descanso” después de ser empleado por el gobierno estatal.

En un área relacionada, el paquete incluye una buena medida que requeriría que los asesores políticos que aconsejen a los funcionarios elegidos se inscriban como personas de presión.

Aunque el gobernador ha presentado algunas propuestas excelentes, no basta con dos de tres. Albany no puede ni empezar a superar la avalancha de escándalos si no está dispuesta a cumplir con las expectativas del público. Hablar no cuesta nada: ya es hora de trabajar. Esperamos que usted se una a Causa Común/NY para ayudar a asegurar que éste sea el año en que logremos reformas en Albany.

 

Susan Lerner es directora ejecutiva de Causa Común/NY.