Estudio encuentra que el alquiler medio ha aumentado $150 desde 2008

Más de un 60 por ciento de los apartamentos de alquiler en La Ciudad de Nueva York cuestan más de $1,000 al mes, según los datos preliminares del Estudio de Vivienda y Apartamentos Disponibles de 2011 emitidos en febrero. Muchos de los que pagan menos son residentes de vivienda pública.

El estudio, realizado cada tres años por la Oficina del Censo para el Departamento de Conservación y Desarrollo de Vivienda (Department of Housing Preservation and Development) municipal, halló que los alquileres en alza siguen cobrando una porción cada vez más grande de los ingresos de los neoyorquinos. El alquiler medio en la ciudad es de $1,100 al mes, arriba de los $950 en 2008. En 2008, alrededor de una cuarta parte de los apartamentos ocupados se alquilaron por menos de $700. Actualmente, sólo un 16 por ciento (alrededor de 333,000 apartamentos, la mayoría en varios tipos de vivienda subvencionada) son de menos de $700, y solamente un 22 por ciento de apartamentos se alquilan por menos de $800.

Ya que los inquilinos tienen un ingreso familiar medio de alrededor de $38,500 al año (comparado con $48,000 para todas las familias de la ciudad), esto significa que más de la mitad de los inquilinos actualmente pagan más de un 30 por ciento de sus ingresos en alquiler. Casi 30 por ciento pagan más de la mitad de lo que ganan. En 2008, el alquiler medio era alrededor de un 29 por ciento del ingreso familiar.

Menos de la mitad de los 2,173,000 apartamentos de alquiler en la ciudad son cubiertos todavía por las regulaciones de alquiler, con 987,000 de alquiler estabilizado y 38,000 de alquiler controlado. Los inquilinos que tienen el alquiler estabilizado ganan un poco menos y pagan alquileres un poco más bajos que el promedio, con un alquiler medio de $1,050 y un ingreso de $37,000.

Los apartamentos no regulados de propiedad privada son un 39 por ciento de la cantidad total. El otro 14 por ciento incluye vivienda pública y edificios Mitchell-Lama. Estos tienen los alquileres más bajos (una mediana de $591), pero también los residentes más pobres, con un ingreso medio de menos de $18,000.

Alrededor de 68,000 apartamentos estuvieron disponibles para alquiler. Esto significa que la tasa de disponibilidad de apartamentos de alquiler es un 3.12 por ciento, muy debajo del 5 por ciento definido como una emergencia de vivienda, la justificación legal para continuar las regulaciones de alquiler. La tasa es más baja en Brooklyn y Manhattan. 

La escasez es más extrema entre los apartamentos más baratos. El estudio estimó que existen apenas 5,000 apartamentos disponibles por menos de $800, una tasa de disponibilidad de un 1.1 por ciento. Para apartamentos arriba del umbral de desregulación de $2,500, es un 5.3 por ciento.

Dos estadísticas más también indican un mercado de vivienda más caro y adinerado. El estudio encontró menos de 6,000 apartamentos de alquiler considerados “deteriorados,” alrededor de un 0.3 por ciento de la cantidad total. Cinco de cada seis inquilinos en el estudio dijeron que no habían tenido ningún problema con la calefacción en el invierno anterior y un 7 por ciento informaron de cuatro o más interrupciones de calefacción. 

Sin embargo, la cantidad de apartamentos mantenidos como residencias no principales actualmente casi supera la cantidad de apartamentos vacíos y disponibles para alquiler. Entre los 164,000 apartamentos vacíos que no estaban en el mercado, 64,000, casi un 40 por ciento, eran reservados por sus propietarios para “uso ocasional, estacional o de recreo”, un aumento notable desde 2008, cuando hubo 37,000. La mayoría de estos están en cooperativas o condominios, como también están en Manhattan.