La Junta de Renta Regulada de de Blasio envía señales cruzadas sobre la congelación de alquileres

El 5 de mayo, la Junta de Renta Regulada (Rent Guidelines Board, RGB) simultáneamente  dio y quitó a los inquilinos esperanzas de que congelaría los alquileres este año, cuando hizo sus recomendaciones preliminares para ajustes de los alquileres para inquilinos con alquiler estabilizado cuyos contratos se renuevan en el año que comienza el 1o de octubre.

Una vez más, la junta aprobó un rango de ajustes posibles del alquiler en vez de una sola cifra, decidiéndose por un rango de cero a 3 por ciento por una renovación de contrato de un año y 0.5 a 4.5 por ciento por dos años.

Esto parecía ser una señal de que la junta podría finalmente votar a favor de congelar los alquileres por un año, pero no por dos, especialmente porque la nueva presidenta, Rachel Godsil, hizo la moción. Cinco de los nueve miembros, incluidos tres de los cinco miembros públicos, han sido nombrados recientemente por el nuevo alcalde Bill de Blasio, quien recomendó una congelación de alquileres el año pasado, cuando estaba en modo de hacer campaña. La votación final está programada para el 23 de junio.

La votación fue de 8 a 1, con los miembros representantes de los inquilinos, Harvey Epstein y Sheila García, a favor, además de todos los cinco miembros públicos, incluida la presidenta. El nuevo miembro representante de los caseros, Sara Williams Willard, también votó a favor, mientras el veterano miembro representante de los caseros, Magda Cruz, fue el único disidente.

“Estamos en la fase de recoger información”, dijo Godsil, cuando Epstein le pidió que justificara el rango. Los ingresos de operación de los caseros han subido, pero también sus costos, añadió, y la congelación puede ser una posibilidad también. De hecho, la junta ha visto datos recientes que muestran que los ingresos de operación netos subieron otra vez, por octavo año seguido, y ahora tienen por término medio 39.5 por ciento, lo que quiere decir que el propietario típico de viviendas de alquiler estabilizado gasta alrededor de 60 centavos de cada dólar de sus ingresos para mantener su edificio, con casi 40 centavos restantes para servicio de deudas y ganancias.

Anteriormente, la junta rechazó una moción de los representantes de inquilinos para reducir los alquileres por hasta un 6 por ciento por renovaciones de contrato de un año y hasta un 2 por ciento por dos años. La votación fue de 6 a 3, con el nuevo miembro público Cecilia Joza uniéndose a Epstein y García a favor. Una moción de las representantes de los caseros para aumentos de un 3.6 a 5.5 por ciento por un año y 4.3 a 9.5 por ciento por dos años fracasó, por 7 a 2. 

La RGB también votó 7 a 2 en contra de una moción de los representantes de los caseros para un aumento de alquileres en hoteles y apartamentos de una sola habitación (SRO); luego aprobaron una moción para no implementar ningún aumento en todas clases de hoteles: hoteles Clase A, pensiones, casas de huéspedes, hoteles Clase B y SRO. ¡Moción para levantar la sesión!

La noche entera se apegó al guión tanto como cualquier reunión de la RGB bajo el mando de Michael Bloomberg: Una moción de los inquilinos, una moción de los caseros, ambas fracasan, luego una moción de la presidenta que se aprueba virtualmente sin debate alguno y pum, todos a la casa. Todo parecía ser acuerdo cerrado.

Godsil retrasó el comienzo de la reunión de las 6 a las 7 p.m. porque los dispositivos de seguridad en la U.S. Customs House en bajo Manhattan era tan absurdos que se necesitó hora y media para que todos los asistentes pudieran entrar en el edificio y buscar asiento en el auditorio. Rodeados por agentes de Seguridad Nacional en chalecos antibalas y cargando armas de fuego y paralizadoras, se permitió entrar a los asistentes a un ritmo de cinco o seis a la vez. Godsil les ofreció disculpas por el problema y dijo que en el futuro la junta buscará lugares de reunión con dispositivos de seguridad más razonables.

Una vez que empezó, la reunión terminó en una hora.

Los dos miembros representantes de los inquilinos hicieron un espléndido esfuerzo para defender nuestra posición. Los dos miembros representantes de los caseros parecían alicaídas. Como siempre, ningún miembro público participó en ningún debate, excepto por la presidenta. Inquilinos en el público superaron en número por mucho a los caseros, y los inquilinos estaban apropiadamente enérgicos, coreando “Bajen los alquileres” y “Abran sus libros de cuenta, cochinos ladrones”. Cuando Cruz hizo su moción para aumentos del alquiler por las nubes, una mujer gritó, “¡Esa mujer necesita un psiquiatra! Ha perdido el contacto con la realidad por completo”.

Afuera en la plaza antes de la reunión, mientras la gente hacía cola para esperar entrar en ella, ¿quién apareció si no era ni más ni menos que el último presidente de la RGB de Bloomberg, Jonathan Kimmel? Durante los siguientes 45 minutos, se quedó parado hablando con Frank Ricci y otros miembros del personal de la Asociación de Renta Estabilizada (Rent Stabilization Association). Como de costumbre: Kimmel en la esquina de los caseros, donde era de esperar encontrarlo.