Si perdemos nuestras leyes de protección de alquileres, la culpa será de Andrew M. Cuomo

TIERRA AL PLANETA ALBANY: Simplemente renovar las leyes de alquileres y protecciones contra el desalojo en su debilitada forma actual garantiza que se van a deteriorar hasta la insignificancia en los próximos años. Si esto pasa, el dedo acusador señalará directamente al gobernador del Estado de Nueva York.

A principios de junio, menos de dos semanas antes de que las leyes estatales que limitan aumentos de alquileres y protegen a inquilinos de desalojos arbitrarios venzan el 15 de junio, reporteros y políticos estaban vaticinando que la legislatura y el gobernador no podrían llegar a un acuerdo sobre ningún cambio. El resultado sería lo que se llama una  “extensión sin modificaciones” por otro período de tiempo. 

De hecho, el Gobernador Andrew Cuomo ha llamado abiertamente a renovar las leyes sin cambios, aseverando que el embrollo causado por los escándalos de Sheldon Silver y Dean Skelos hace imposible negociar revisiones. La realidad es que no tiene ningún interés en conservar la regulación de alquileres. Al repetir el llamado a una extensión sin modificaciones, se ha puesto en consonancia con sus compinches en la industria de bienes raíces. En vez de proponer el fin de la regulación de alquileres, como han hecho en el pasado, prominentes partidarios de los caseros han dicho que las leyes actuales están “funcionando bien” y deben ser renovadas. Funcionando bien para los caseros, quieren decir.

En típico estilo Albany, lo que finalmente se apruebe será un arreglo determinado a puertas cerradas por los “tres hombres en una sala”—el gobernador, el nuevo Vocero de la Asamblea Carl Heastie (demócrata del Bronx) y el aún más nuevo Líder de la Mayoría del Senado John Flanagan (republicano de Nassau), quien asumió el cargo cuando Skelos dimitió después de su arresto por corrupción.

Con tanto Cuomo como Flanagan hostiles a la idea de más fuertes protecciones de alquileres, cae en Heastie negociar por los inquilinos. Él ha dicho que fortalecer las leyes de alquileres es su prioridad más importante. Sin embargo, para hacer esto tendrá que rehusar a aprobar cosas que Cuomo y Flanagan quieren, a menos que se pongan de acuerdo con sus exigencias en torno a los alquileres. De otra manera, es difícil entender cómo el Vocero pueda ganar cual-quier cosa significante.

Las prioridades para el mo-vimiento de los inquilinos son la revocación de las enmiendas de desregulación de viviendas disponibles que ya han quitado a la Ciudad de Nueva York y los condados de Nassau, Westchester y Rockland 400,000 viviendas asequibles; que estas unidades desreguladas sean reguladas otra vez; y la eliminación de los resquicios legales que los caseros usan para aumentar los alquileres estabilizados y controlados hasta niveles inasequibles.

Estos resquicios incluyen el aumento de beneficio extra de un 20 por ciento para apartamentos disponibles; aumentos de alquiler permanentes y compuestos para mejoras importantes de capital en todo un edificio y mejoras de apartamentos individuales; la estafa de alquileres preferenciales, que permite a los caseros aumentar alquileres estabilizados por cientos de dólares cuando el contrato se renueve; y normas arcaicas que obligan a los inquilinos con alqui-ler controlado a pagar aumentos del alquiler mucho más grandes que los que tienen que pagar los inquilinos con alquiler estabilizado. Los inquilinos quieren revocar el beneficio extra para apartamentos disponibles; convertir en recargos temporales los aumentos de alquileres para mejoras importantes de capital; alargar el período de amortización para aumentos por renovaciones de apartamentos a 84 meses y convertirlos en recargos temporales; obligar a los caseros a renovar contratos de alquiler estabilizado basado en el más bajo alquiler preferencial; y cambiar el sistema de alquileres controlados para reducir los aumentos.

Los republicanos del Senado se opondrán enérgicamente a todos estos cambios. Han recibido millones de dólares en contribuciones de campaña de los caseros de la Ciudad de Nueva York. Además, no hay razón alguna para creer que el Gobernador Cuomo apoyará a los inquilinos.

La Campaña por Reforma Real de Alquiler (Real Rent Reform Campaign, R3) envió una carta a Heastie el 29 de mayo, instándole a mantenerse firme y usar su influencia con sus homólogos para ganar más fuertes protecciones de alquileres. (Vea fragmentos de la carta en el recuadro.)

R3 y otros grupos de inquilinos han aumentado la presión pública sobre Cuomo. El 28 de mayo, una pequeña banda de manifestantes bloqueó el tráfico por 10 minutos fuera del despacho del gobernador en la Ciudad de Nueva York, desplegando una pancarta que le instó a apoyar leyes de alquileres más fuertes. Los inquilinos también planeaban un plantón para el 3 de junio fuera de su despacho en Albany, con docenas, además de algunos funcionarios electos, intentando hacerse detenidos por desobediencia civil. 

 

Cuestiones del fin de la sesión

Otras cuestiones y factores que pueden influir sobre cualquier arreglo del fin de la sesión incluyen:

Los escándalos. Las acusaciones contra los dos líderes legislativos, junto con rumores que el Fiscal de los EE. UU. Preet Bharara está investigando a otros, han puesto nerviosos a muchos legisladores. Los republicanos del Senado en particular han expresado dudas sobre chalaneos en torno a las leyes de alquileres, ya que dinero de la industria de bienes raíces está en el centro de los dos escándalos de Silver y Skelos. ¿Cómo podemos negociar cuando no sabemos quién trae un dispositivo de transmisión? Aunque este temor pueda ser un factor, no es de ninguna manera un pretexto adecuado para que Andrew Cuomo destruya las leyes de alquileres.

421-a: Este despilfarro también vence el 15 de junio. Un descuento de impuestos por construcción de nueva vivienda, cuesta más de $1 mil millones al año a la Ciudad de Nueva York en ingresos perdidos, y la mayor parte de los beneficios van a condominios de lujo como el penthouse a precio de $100 mi-llones en la torre One57 en el 157 Oeste de la Calle 57. El programa produce una cantidad minúscula de apartamentos “asequibles”, pero una vez que los beneficios impositivos venzan, el casero -puede aumentar los alquileres hasta la tasa del mercado. Renovarlo es una prioridad importante para la Junta de la Industria de Bienes Raíces de Nueva York (Real Estate Board of New York, REBNY) y, des-afortunadamente, también para el Alcalde Bill de Blasio, quien aparentemente cree que no puede construir viviendas asequibles sin la ayuda de REBNY. 

A principios de mayo, de Blasio propuso varias reformas al 421-a. Aunque el plan del alcalde tiene algunos puntos buenos (eliminaría condominios de elegibilidad, además de la opción de la “puerta de los pobres”, y requeriría un porcentaje de unidades debajo de la tasa del mercado en todos los edificios subvencionados), tiene defectos fatales. Aunque aumentaría el porcentaje requerido de apartamentos debajo de la tasa del mercado del actual 20 por ciento a 25 ó 30 por ciento, apartamentos que se alquilan por hasta $2,750 al mes serían considerados “asequibles”, con mucho menos de ellos para gente pobre y de la clase trabajadora. El plan también extendería los beneficios impositivos hasta 35 años, aumentando enormemente el costo del programa; y a los inquilinos todavía se les desalojará cuando las subvenciones terminen. 

REBNY está apoyando el plan. Los sindicatos de trabajadores están descontentos, porque no les obligaría a los constructores pagar a los trabajadores de construcción el “salario predominante”, que de Blasio y REBNY aseveran haría imposible construir- vivienda asequible. El Gobernador Cuomo ha adoptado esta crítica, hablando pestes del plan de de Blasio como “injusto para los trabajadores” y un “regalo” para especuladores ricos. Las dos son observaciones -acertadas, pero hacerlas es hipócrita por parte de Cuomo, quien ha recibido una sobre-abundancia de contribuciones de los intereses de bienes raíces.

El tope de Cuomo de impuestos sobre bienes inmuebles: Esta ley de 2011, urdida por Cuomo, pone un límite de 2 por ciento al año en los aumentos de impuestos sobre bienes inmuebles fuera de la Ciudad de Nueva York. Este tope de impuestos es esencialmente un truco; destinado a proteger de grandes aumentos a propietarios de vivienda individuales, ha perjudicado a los distritos escolares más pequeños y pobres. Vence el año que viene, y Flanagan y Cuomo quieren hacerlo permanente. Sin embargo, muchos legisladores son poco propensos a apoyar tal maniobra a menos que la ley se enmiende para aliviar a juntas de dirección de escuelas locales de mandatos sin fondos, requisitos que el estado les impone sin darles ayuda financiera para poder cumplirlos. 

El crédito impositivo para educación de Cuomo: el gobernador quiere sacar $150 millones al año de los fondos estatales para educación pública al permitir a los contribuyentes deducir contribuciones a escuelas privadas o religiosas de sus impuestos sobre sus ingresos. Está promoviendo esta idea agresivamente como la “preferencia de los padres”. En realidad es una estafa para hacer posible que los multimillonarios partidarios de Cuomo con fondos de cobertura canalicen más dinero público en escuelas charter. Los contribuyentes comunes y corrientes no se beneficiarían. Flanagan ha indicado que esto es la prioridad más importante de los republicanos del Senado también.

La personalidad de Cuomo: Todo el mundo dentro y cerca del gobierno estatal entiende que Andrew Cuomo es un abusador dado al doble discurso. Además de hablar mal del plan de 421-a de de Blasio, ha acusado al alcalde de plantear cuestiones complicadas demasiado tarde en la sesión. Después de que de Blasio dijo a reporteros que el gobernador debe mostrar lide-razgo en alquileres y 421-a, Cuomo pasó tres días intensificando sus ataques al alcalde. “Esto no es un juego”, respondió finalmente el vocero de de Blasio Wiley Norvell. “Más de dos millones de neoyorquinos dependen de más fuertes leyes de alquileres para poder pagar su alquiler. Y decenas de miles de familias están reclamando que se ponga fin a descuentos de impuestos que no nos dan vivienda asequible a cambio. Necesitamos liderazgo. Necesitamos resultados. No equivocaciones y evasiones”. Chris Smith, de la revista New York, citó a un aliado no identificado de Cuomo preguntando el 29 de mayo, “Jesús, ¿no puede Andrew dejar de portarse como un cabrón en contra de Bill una sola vez?”

 Evaluaciones de maestros: Cuomo logró meter en el presupuesto estatal un nuevo sistema de evaluación de maestros y directores de escuelas que enfatizaría los resultados de los exámenes de los estudiantes, pero los demócratas y algunos senadores republicanos quieren posponerlo. El control por parte del acalde de las escuelas de la Ciudad de Nueva York también vence este año, pero parece probable que será renovado sin mucha disensión.

Airbnb: Este negocio multimillonario ha gastado millones de dólares en hacer publicidad y ejercer presión en la Ciudad de Nueva York y Albany, en un intento de mermar las leyes que impiden arrendamientos de breve duración de apartamentos residenciales. Si tienen éxito, miles de apartamentos se convertirán en hoteles de facto, permitiendo a los caseros arrendarlos por días a la vez y por un alquiler mucho más alto de lo que puedan cobrar bajo la estabilización de alquileres. Inquilinos y legisladores han de mantener los ojos abiertos para protegerse de este espanto.

La decisión Roberts: Los grupos de presión de los caseros todavía están buscando una oportunidad para revocar la decisión de 2009 de Roberts v. Tishman Speyer por la Corte de Apelación estatal, la cual dice que caseros no pueden desregular apartamentos mientras reciban subvenciones impositivos municipales J-51. Esta decisión regresó a la estabilización de alquileres entre 40,000 y 80,000 unidades ilegalmente desregulados. Debemos mantenernos alertas para prevenir que una disposición que daría marcha atrás a esto se cuele en algún proyecto de ley de renovación.

El período de extensión: La Asamblea aprobó un proyecto de ley que renovó las leyes de alquileres y cooperativas por cuatro años, hasta 2019, aun -cuando defensores de los inquilinos le dejaron claro a Heastie y al presidente del Comité de Vivienda Keith Wright que queríamos una extensión de no más de dos años. Ya que 2019 será el año después de la próxima elección del gobernador y también después de dos elecciones legislativas más, sería el peor año posible para los inquilinos en términos de influencia. 

Reformas menores: La última vez que se tenían que renovar las leyes de alquileres en Albany, por primera vez en 18 años no hubo concesiones a los caseros. Hubo algunos reformas tipo de pequeños ajustes, como aumentar el umbral para la desregulación de $2,000 a $2,500 en alquiler. Sin embargo, el proyecto de ley dejó intactos los resquicios legales que permiten a los caseros sacar apartamentos disponibles de regulación y aumentar alquileres regulados hasta el punto de no ser asequibles. Cuomo trató de representarlo como la ley de alquileres más fuerte desde la Ley de Emergencia para la  Protección de Inquilinos de 1974, pero eso no es cierto, y no solamente porque la Ley Polifacética de Vivienda de 1983 contenía normas mucho más fuertes. Otra “victoria” como la de 2011, y todo se habrá acabado para las regulaciones de alquileres.

 

La fase final

El tiempo corre. ¿Qué puede hacer usted? Usted puede venir a Albany con nosotros el martes 9 de junio y ayudarnos a apode-rarnos del lugar. Necesitamos una asistencia masiva. Deje claro a sus legisladores, especialmente su miembro de la Asamblea, que usted quiere que ¡vengan a casa con una victoria para los inquilinos! Estamos contando con que la Asamblea, liderada por los demócratas, se mantenga firme y se muestre dura con el Senado, liderado por los republicanos.

Visite: (www.strongerrentlaws.com para conseguir temas de debate (en inglés) y llame a su representante. Escriba al Gobernador Andrew Cuomo (dirección:  Albany, Nueva York 12224) y dele su opinión sin lugar a dudas. Para más información: Ilana Maier (212) 979-6238 ó ilana@metcouncilonhousing.org.