Prórroga estatal de desalojos da a los inquilinos un respiro de 4 meses

En una sesión de último momento antes de que límites temporales en desalojos vencieran a finales de 2020, el Estado de Nueva York promulgó el 28 de diciembre una prórroga de desalojos hasta el 1o de mayo para inquilinos que declaren dificultades relacionadas al COVID.

El proyecto de ley, la Ley de Emergencia COVID-19 para la Prevención de Desalojos y Ejecuciones Hipotecarias de 2020 (COVID-19 Emergency Eviction and Foreclosure Prevention Act of 2020), prohíbe el desalojo de inquilinos que presenten un formulario a sus caseros diciendo que han sufrido dificultades por la pandemia como la pérdida de ingresos o mayores gastos, o que un miembro de la familia tiene 65 o más años o tiene un problema de salud que lo haría correr “mayor riesgo de enfermedad grave o de muerte por COVID-19” si tuviera que mudarse.

Inmigrantes indocumentados, que no reúnen los requisitos necesarios para ayuda gubernamental con el alquiler, recibirán la misma protección si presentan las declaraciones.

La prohibición cubre tanto desalojos por falta de pago como los de inquilinos en unidades no reguladas cuyos contratos han vencido. Los inquilinos pueden presentar el formulario antes de que el casero haya hecho algún intento de desalojarlos, y presentarlo detendrá el proceso del desalojo en cualquier punto desde la primera demanda hasta una orden judicial final de desahucio, dice la directora de programas de Met Council, Andrea Shapiro. Sin embargo, para inquilinos que no presenten el formulario, la prórroga durará sólo hasta el 1o de marzo, dice Juan Nuñez, presidente de la junta directiva de Northwest Bronx Community and Clergy Coalition.

Hasta ahora, parece que la prórroga está funcionando, al menos temporalmente.

“Casi no hay nada pasando en la Corte de Vivienda en cuanto a desalojos”, dice Jenny Laurie, directora ejecutiva de Housing Court Answers. “Los únicos casos en proceso ahora son los que llamamos ‘casos por molestias’”.

Los propietarios todavía pueden desalojar a inquilinos que no han presentado el formulario o están creando peligros sanitarios o molestias mayores, y las declaraciones falsas son sancionables como perjurio. Sin embargo, ningún condado de Nueva York tiene más de 100 de tales casos pendientes, dice Laurie. Casi todos se presentaron antes de que la pandemia llegara a la ciudad, y los caseros no pueden añadir ninguna demanda por molestias a un caso por falta de pago para evadir la prórroga. Si los inquilinos que enfrenten un desalojo presentan la declaración de dificultades, añade ella, el programa municipal del derecho a asesoramiento legal pagará a un abogado para representarlos.

“Hemos visto un efecto realmente positivo”, dice Allison Dentinger, organizadora del Sindicato de Inquilinos de Toda la Ciudad de Rochester. Antes de que se aprobara la ley, dijo en diciembre a Tenant/Inquilino que los desalojos estaban aumentando rápida y agresivamente. El 18 de diciembre, policías con equipo antimotines arrestaron a 15 personas, incluido el Asambleísta DemondMeeks (demócrata de Rochester), mientras dispersaban un bloqueo que intentaba impedir el desalojo de Clianda Florence-Yarde, maestra y madre soltera de tres hijos.

Algunos caseros han reaccionado con hostigamiento, tal como cortar la calefacción y agua caliente, dice Dentinger. El abogado de uno de ellos envió cartas a más de 50 inquilinos que habían presentado declaraciones de dificultades, exigiendo que entregaran talones de pago y facturas para comprobar sus aseveraciones —lo cual la ley no requiere.

Pero el sindicato de inquilinos se está aprovechando de la pausa en los desalojos para organizar a inquilinos en torno a las condiciones en sus edificios. En enero, la ciudad de Rochester presentó una demanda por infracciones de código en contra del casero de Florence-Yarde, que tiene alrededor de 80 edificios allí.

La legislación también incluye protecciones similares para propietarios de casa y caseros menores. Si tienen 10 o menos viviendas, pueden suspender procesos de ejecución hipotecaria y ventas por gravámenes de impuestos si presentan declaraciones de dificultades con su prestamista hipotecario, otra parte en una ejecución hipotecaria o un tribunal relevante que podría prevenir la ejecución hipotecaria. También prolonga la Exención para Propietarios de Casa Mayores (Senior Citizens’ Homeowner Exemption) y la Exención para Propietarios de Casa Minusválidos (Disabled Homeowner Exemption) por un año sin requerir que los beneficiarios se recertifiquen.

Aumentan los retrasos de pagos de alquileres

Sin embargo, activistas de vivienda enfatizan que el respiro es sólo temporal. De Rochester a Rockaway, inquilinos que han perdido trabajos o ingresos están acumulando retrasos de pago del alquiler.

“Ayuda decir a la gente que si llenan el formulario, están a salvo hasta mayo”, dice Nuñez, quien trabaja como coordinador de servicios al cliente en POTS (Part of the Solution [Parte de la Solución]), una despensa de alimentos y centro de servicios sociales en la Avenida Webster y la Calle Este de la 197. “La próxima cuestión es ‘necesito ayuda para pagar el alquiler’”.

El Bronx tenía por mucho la tasa más alta de casos de desalojo presentados en la ciudad antes de la pandemia. Casi un 40 por ciento de los casos presentados en 2019 estaban en ese condado, según el Centro Furman para Bienes Raíces y Política Urbana (Furman Center for Real Estate and Urban Policy) de New York University.

La prórroga “no trata de ninguna manera la cuestión de retrasos de pago del alquiler”, explica Laurie. Los inquilinos que presenten la declaración de dificultades son elegibles para protección bajo la Ley Puerto Seguro para Inquilinos (Tenant Safe Harbor Act) estatal, promulgada el año pasado, que dice que el casero puede demandarles por los alquileres atrasados pero no desalojarlos.

Esto significa que no se puede desalojar a un inquilino que tiene un alquiler de $1,500 y no ha pagado nada de ello en siete meses —pero el inquilino todavía debe $10,500, y el próximo mes será $12,000.

“Lo que más se cierne sobre la gente y está causando toda esta ansiedad es el hecho que tienen tantas deudas.”, dice Nuñez. “Nueve de cada diez lla- madas que recibo tienen que ver con retrasos de pago del alquiler”.

En su edificio en Kingsbridge Heights, dice, hay 25 ó 30 inquilinos que “no pueden pagar el alquiler en absoluto” porque perdieron sus trabajos. Y es difícil conseguir ayuda con el alquiler. En una ironía cruel del destino, la ayuda adicional de $600 a la semana sumada a las prestaciones por desempleo promulgada el año pasado aumentó los ingresos de mucha gente por encima del límite para ayuda con el alquiler que el estado ofreció brevemente el verano pasado —y los dos programas vencieron con sólo días de diferencia.

Divulgación

Los defensores de vivienda están buscando a inquilinos que necesiten solicitar las exenciones por dificultades. “Vamos a dedicar recursos considerables, a través de nuestra línea de ayuda de emergencia y la divulgación, para ayudar a los inquilinos a presentar declaraciones de dificultades y conseguir las protecciones que merecen”, dijo la directora ejecutiva de Met Council, Ava Farkas, después de que se promulgara la ley.

El nuevo sitio Web EvictionFreeNY. org, armado por la Coalición del Derecho al Asesoramiento Legal (Right to Counsel Coalition), Justicia de Vivienda para Todos (Housing Justice for All) y el grupo de herramientas técnicas para inquilinos JustFix.nyc ayudan a la gente a presentar declaraciones de dificultades en línea. Una vez que lo hagan, el sitio automáticamente enviará una copia por correo electrónico a las cortes y mandará una copia al casero por correo certificado. El inquilino puede descargar una copia en PDF de la declaración como prueba. El sitio está disponible en inglés y español.

El formulario de la declaración es sencillo, dice Nuñez, lo cual es una gran ventaja en relación con la mayoría de formularios gubernamentales. Sin embargo, “la divulgación es el problema más grande que tenemos”, añade. “Es muy difícil encontrar a los más necesitados”. Ya que la epidemia imposibilita que la gente se reúna en persona, es mucho más difícil ayudarla a llenar los formularios, especialmente las personas mayores, indocumentadas, enfermas o confinadas en casa.

“Muchas de las personas que más lo necesitan no tienen acceso a la tecnología o no saben cómo usarla”, dice. “¿Cómo puedo pedir a una persona mayor que me mande por mensaje de texto una foto de su acta de nacimiento o su factura de Con Ed?”

Organización

Conseguir que la ley se aprobara “da fe del poder de los inquilinos para organizarse y triunfar, especialmente en las comunidades de gente negra y latina, desproporcionalmente afectadas por la pandemia”, dijo Ava Farkas. Durante las dos semanas antes de la votación, se hicieron más de 1,000 llamadas a funcionarios elegidos. Inquilinos también protestaron fuera de los hogares de legisladores, incluidos el presidente del Comité del Presupuesto del Senado, Brian A. Benjamin (demócrata de Manhattan); el presidente del Comité de Vivienda del Senado, Brian Kava nagh (demócrataWFP de Manhattan); el Asambleista Erik Dilan (demócrata de Brooklyn); y el presidente del Comité Judicial de la Asamblea, Jeffrey Dinowitz (demócrata del Bronx).

“Sin embargo, esta prórroga no basta”, añadió Farkas. “Está programada para vencer el 1o de mayo, a pesar de que todos sabemos que la pandemia y sus secuelas no van a cesar por obra de magia en esa fecha. La prórroga debe ser prolongada al menos hasta finales del año 2021 para garantizar que los inquilinos tengan tiempo para recuperarse”.

Ahora, los grupos de inquilinos están planeando dirigir su energía organizativa al paquete de tres proyectos de ley que estaban instando a la Legislatura estatal a aprobar el año pasado. Hay un proyecto de ley que prohibiría desalojos tanto residenciales como comerciales hasta un año después de que se declare terminado el estado de emergencia que empezó el 7 de marzo pasado. El segundo cancelaría todos los alquileres debidos por inquilinos residenciales desde el 7 de marzo hasta 90 días después del fin de la crisis, y crear un fideicomiso para compensar a los caseros menores, cooperativas, proveedores de vivienda asequible y autoridades de vivienda pública por ingresos perdidos. El tercero crearía un Programa de Vales de Bienes de Vivienda (Housing Assets Voucher Program), una subvención tipo Sección 8 para ayudar a personas sin techo de bajos ingresos o a las que están a punto de estar sin techo.

“Una vez que llegue el mes de mayo”, dice Nuñez, “si no has cancelado el alquiler, vas a tener que hacer perma nente la prórroga de desalojos, o vas a tener a miles de personas echadas a la calle”.